la gente quiere reformas políticas ya

Después de 70 años del horror nazi y de sus campos de exterminio

En una Europa crispada, hoy se vuelve a recordar la caída del imperio hitleriano y su maquinaria de la muerte.

Publicado: 2015-05-06

Era la primavera de 1945 y el Ejército Rojo avanzaba en Berlín, una ciudad destruida y doliente, para sentenciar la derrota de la Alemania Nazi. La Segunda Guerra mundial llegaba a su fin en Europa. Pero el mundo ya no sería el mismo. El Holocausto nazi marcó un antes y un después en la humanidad. Han pasado 7 décadas y el entonces escenario de la peor guerra que recuerde el mundo se muestra hoy poco apacible. En su reciente intervención, en la conmemoración de la liberación del campo de concentración de Dachau, la canciller alemana Angela Merkel advirtió del resurgimiento del racismo y el antisemitismo y exhortó a no dar tregua a la derecha radical. 

Foto: imago/epd

Los alemanes no olvidarán nunca los "inmensos horrores" causados por los nazis en los campos de la muerte, afirmó el domingo la canciller ante 130 sobrevivientes y familiares [de estos] procedentes de 20 países, además de seis soldados estadounidenses que ayudaron a liberar aquel campo. Subrayó además la importancia del testimonio de los supervivientes del horror nazi. Merkel llamó a “no volver a cerrar los ojos” ante el antisemitismo y lamentó que actualmente las instituciones judías necesiten protección policial a jornada completa en Alemania. 

4 de mayo en holanda , recordatorio multitudinario 

Precisamente ante esta situación, muchos alemanes opinan que no es suficiente organizar actos conmemorativos una vez al año. En palabras de una de los sobrevivientes del campo de exterminio nazi de Auschwitz, ante un encuentro con escolares alemanes: "La actitud de la sociedad alemana se ha vuelto más hostil hacia los refugiados y extranjeros. Es una catástrofe el hecho de que el gobierno alemán no esté haciendo más para combatirlo…". Esther Bejarano, a pesar de sus 90 años, sigue incansable luchando para no dejar en el olvido las atrocidades del genocidio, (su trabajo fue retratado por la cadena de prensa alemana para el extranjero, Deutsche Welle). Para ella no deja de ser preocupante el ascenso del movimiento islamófobo Pegida, y otros atentados de índole xenófobo en suelo alemán. 

sachsenhausen en los tiempos del Führer

sachsenhausen, necesario recorrido por el pasado

Sachzenhausen:...el "frío" de un pasado que se ha quedado para siempre retenido en este lugar

Era otoño cuando entré por primera vez en el antiguo campo de concentración Sachzenhausen. El camino que conduce al primer patio tenía frondosos árboles a los lados y el suelo estaba cubierto de hojas secas que crujían a mi paso. Era una mañana fría. La corriente helada se filtraba fácilmente por mi abrigo. Era un frío especial, quizás el frío de un pasado que se ha quedado para siempre retenido en este lugar. El frío del horror que se vivió en este extenso campo deliberadamente estructurado para convertirlo en una irracional maquinaria de la muerte. Decenas de miles encontraron la muerte, torturados, ejecutados, por estragos del hambre, en las cámaras de "desinfección" o sobre alguna fría mesa de experimentos. El trabajo no los hizo libres, como predica el cínico mensaje de la entrada "Arbeit macht frei": "El trabajo os hará libres".

Sachsenhausen es ahora un centro conmemorativo del Holocausto Nazi, como varios otros ubicados en Alemania y países vecinos. Fue construido en 1936, a 35 kilómetros de Berlín, para confinar o liquidar masivamente a opositores políticos, judíos, gitanos, homosexuales, discapacitados, posteriormente también prisioneros de guerra y finalmente Testigos de Jehová. Aunque en los primeros años fuera un campo de concentración, no un campo de aniquilación, cifras oficiales estiman entre 30 y 50 mil el número de muertes.

crematorios

Sachsenhausen, centro conmemorativo del Holocausto Nazi 

La Segunda Guerra mundial dejaría finalmente entre 60 y 70 millones de muertos (más de la mitad de ellos civiles), el doble o triple de heridos y otros 50 millones de desplazados forzosos o deportados y un continente reducido a cenizas. Hace 70 años el mundo se estremecía ante las secuelas de la guerra pero el fantasma del horror no parece haberse ido. 


Escrito por

Momentos.MaríaD.

María N. Domínguez, Video periodista y documentalista


Publicado en